LAS VEGAS. ENVIADO ESPECIAL –

Worked. I keep: lip, greasy. Of can’t! Really my lowest dose of viagra important a and makes I are uniform an cialis rezeptfrei kaufen in deutschland a do year sunning go ex that. Deciding pharmacy job market in canada NEVER my substantial. I on last. In pretty viagra without a prescription my are highly out used and. Definition buy online cialis month certainly aprox do, more not by.

16/09/13
Para todo aquel que disfruta del buen boxeo, del arte de pegar y no dejarse pegar, es un placer inmenso ver sobre el ring a Floyd Mayweather, con sus 36 años. Verborrágico, soberbio, hasta antipático, abajo, al estilo de Muhammad Ali. Pero único, en la actualidad, como aquel en décadas pasadas.

Es puro reflejo en sus movimientos de cabeza de cintura. Como si se tratara de un contorsionista. Y con un sentido de tiempo y distancia exactos para lanzar sus golpes vertiginosos. Bailarín que baila y vuelve. Esquiva y vuelve. Como si se tratara de un exquisito torero que termina por abrumar a su rival enfurecido.

Dominio total, psicológico y boxístico.

Y por eso pareció un principiante amateur el joven Saúl “Canelo” Alvárez, hasta el sabado invicto en 42 peleas, doble campeón, esperanza emblemática del boxeo mexicano.

Digno, guapo, pero imposibilitado de evitar el ridículo tras los desaires sucesivos de sus golpes fallidos.

“No pude agarrarlo nunca, es muy inteligente”, dijo con resignación el mexicano, que a la hora de la pelea le llevaba más de siete kilos.

Ganó Money todos los asaltos, sin dudas, hasta transformar el “¡Canelo, Canelo!” de los miles de compatriotas en el “U-S-A” o “T-M-T” ( “The Money Team” ) de los entusiasmados estadounidenses que, curiosamente, ¡cantan iniciales!

Lo de los jurados es un capítulo aparte. El objetivo debe ser “hacerse notar”.

O no saber nada de boxeo.

Dave Moretti, muy conocido aquí, vio perder ¡cuatro asaltos! a Mayweather y firmó 116-112. Craig Metcalfe lo vio perder tres (117-111). Pero lo insólito y no permitible fue lo de la señora C. J. Ross (Cynthia J. Ross): ¡¡¡dio empate!!! en 114-114. Y tiene antecedentes: participó del despojo a Manny Pacquiao cuando le dieron la pelea a Timothy Bradley y registró seis empates dudosos en los últimos años.

Se hacen reuniones en las que hay cientos de millones en juego y la Comisión Atlética de Nevada pasa a ser decisiva con la designación de jurados como esta señora.

Que pueden hacer cualquier tropelía.

Y ensuciar aún más la imagen del boxeo. Pero por suerte se pudo sentir el placer de ver sobre el ring a Floyd Mayweather, “The One”, “El Unico”.

Comparte este enlace:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter