los grandes

21/08/13 No hay garantías de candidatura firmes en el fútbol argentino, se sabe. Y en tres fechas

disputadas por la mayoría de los equipos ya se tienen evidencias de esa premisa. Quedó sólo Gimnasia -recién ascendido- con posibilidades de sumar puntaje ideal en caso de ganarle el partido pendiente a Newell’s. Y quedó Newell´s, el campeón, precisamente, como el más fiel representante de un estilo que perdura más allá de la salida del Tata Martino y la entrada de Alfredo Berti. Y quizás el empate en cero con Belgrano (que mereció ser victoria) haya tenido que ver con la transferencia de Scocco al fútbol brasileño. Casi todo lo demás forma el espejo de las irregularidades y sorpresas de cada fecha. El River del verborrágico Ramón Díaz navega en la intrascendencia a la espera de la habilitación de Teo Gutiérrez, transformado por las circunstancias en el salvador irremediable de una ilusión ahora pendiente. También espera Ramón a Rodrigo Mora, antes postergado por el propio técnico, para formar una dupla de ataque que recuerde su propia aptitud goleadora, como dijo -sin eufemismos- tras el empate en Mendoza. Boca logró el triunfo imprescindible ante Rafaela, en la Bombonera que le brindó una muestra de apoyo a Carlos Bianchi, con el líder Riquelme a la cabeza. Pero tendrá que mejorar el funcionamiento -tal vez, con el aporte de Gago- con mucho ensayo, para conseguir ser un equipo confiable, especialmente en defensa. Así están los dos grandes. A la espera de sus proyecciones posibles. ¿Y los otros? San Lorenzo se preparó con buenos refuerzos y jóvenes aptos para encarar las grandes peleas, en el torneo Final y en las dos Copas que protagoniza. Parecía un candidato natural al título. Recibió un estruendoso cachetazo de Argentinos Juniors en su propio estadio, con el sello menos querido, el del provocador Caruso Lombardi. Pero la historia recién comienza y, tal vez, el técnico Pizzi y los jugadores, puedan aprender de este golpe (más de resultado que de rendimiento). El caso de Racing parece estrepitoso. Porque también arrancó con promesas de ilusiones de campeón. Con los pibes atrevidos y el respaldo de algunos experimentados. Tiene un solo punto en tres partidos. Dos goles a favor y siete en contra. Además debutó con derrota de local en la Copa Sudamericana, ante Lanús. El técnico Luis Zubeldía -con contrato recién renovado- quedó en el centro de la escena. Es cuestionado por la gente y tiene el respaldo dividido en la propia dirigencia. Sigue prometiendo reivindicaciones que ahora suenan lejanas. Pero sabe que su continuidad depende de próximos y cercanos resultados. Igual que Miguel Brindisi en la Primera B Nacional. Independiente sumó dos puntos sobre nueve, y no encuentra una línea de juego. Van apenas tres fechas. Pero mandan las urgencias en este fútbol doméstico maltrecho. Lo saben en River y en Boca. En San Lorenzo y en Racing. Lo saben todos, en realidad.  

Comparte este enlace:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter