LAS VEGAS, EEUU. ENVIADO ESPECIAL – 12/09/13
Las Vegas parece ajena. Lo es, en realidad. La crisis global le pasa lejos. Los esqueletos de futuros hoteles-casino indican que aquí en el desierto de Nevada, el gigantesco oasis sigue creciendo en todas las direcciones. Mientras haya candidatos dispuestos a “ayudar” en los cientos de casinos y en los gigantescos espectáculos la rueda podrá seguir girando.

Y como la ciudad está transformada también, desde hace rato, en la Meca del boxeo, vale este ejemplo: el sábado combatirán en el MGM Grand Hotel, el de las 5005 habitaciones, en el estadio que cobija, el Grand Garden Arena, con capacidad para más de 16.000 personas, Floyd Mayweather Jr, 36 años, el mejor de todos, según coincidencia unánime, con el mexicano Saúl Canelo Alvarez (23), también invicto y campeón de los superwelters (o medianos livianos) del Consejo y de la Asociación Mundial. Mayweather es titular de los welters (medio mediano) del CMB, pero ya dio todas las pruebas. Ahora va por los dos títulos de Canelo. Bien, las entradas están agotadas y la recaudación de 19 millones de dólares es récord. Supera a los 18.400.000 de Mayweather-De la Hoya de mayo de 2007. Además el gran negocio está en el sistema “Pague para ver” que se extiende por Estados Unidos y México a razón de 59 dólares por comprador el común, en tanto que el HD vale 75 dólares. Y esto puede significar una recaudación cercana a los 100 millones de dólares. Más los derechos de la televisión mundial y la multiplicación del juego en los casinos. En fin, se ve que Las Vegas es ajena a las grandes crisis. La reunión es promocionada por la Golden Boy, de Oscar de la Hoya, en sociedad con otras empresas y con el propio Mayweather. Pero Oscar no estará presente en el MGM. Volvió a internarse hace un par de días en una clínica para tratar su adicción a las drogas. Un boxeador exquisito, triunfador como empresario, multimillonario, pero preso de sus excesos.

Pero hay un detalle más para sumarle brillo a la reunión de pasado mañana. Y de interés para los argentinos. El chubutense Lucas Matthysse, noqueador, campeón interino de los superligeros (o superlivianos) irá por la unificación de la corona ante el titular regular, el estadounidense Danny García, invicto. Será la gran chance del argentino, recibido con estruendo por una gran cantidad de latinos, en la presentación de los boxeadores en el gigantesco lobby del MGM. Allí subieron al estrado uno por uno (Mayweather llegó dos horas después) y la iniciativa la tomó un grupo de patagónicos. La nota discordante la ofreció el padre de Danny García lanzando desprecio por Matthysse e insultos para los argentinos. Lo curioso es que el chubutense (34 victorias, con 32 nocauts y dos derrotas discutibles) es amplio favorito en las apuestas oficiales. A pesar de que García ganó las 26 peleas que disputó, con 16 nocauts y tiene 25 años contra los casi 31 del argentino (los cumple el 27). Para ganar 100 dólares con él hay que poner 320. Y hasta supera el favoritismo de Mayweather sobre Canelo, que requiere 240 para ganar 100. La gran noche de Las Vegas, la ajena, comenzó su vigilia, con todas sus luces.

Comparte este enlace:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter