LAS VEGAS ENVIADO ESPECIAL – 04/05/14
Quizás haya sido para dar otro golpe promocional y lograr una mayor venta de abonos de “pague para ver” de últimos momentos. O porque Mayweather, quien también comparte la promoción con la Golden Boy, haya querido demostrar que siempre se hace lo que él quiere. O porque, finalmente, en una de esas, además del respeto hacia Maidana que esgrimió en todos los reportajes le apareció cierta desconfianza ante la posibilidad de que con esos guantes Everlast traídos de la Argentina, pero fabricados en México, podrían ser peligrosos en las manos de un noqueador como Maidana. Pero la realidad dice que tras la ceremonia del pesaje en el propio Garden Afrena, a la hora de la lectura del reglamento para la pelea y el reconocimiento de los guantes, en un salón del MGM Grand Hotel se desató la gran discusión que hasta puso en riesgo el combate.

Robert García, el entrenador del Chino, mostró un par de guantes Everlast que tenían en la muñeca una banderita argentina. La gente de Mayweather, encabezada por Leonard Ellerbe -integrante del equipo técnico y además, de la promotora del boxeador-, lo rechazó. Francisco Aguilar, flamante titular de la Comisión Atlética de Nevada, el organismo que aprueba las reuniones y elige las autoridades, aceptó el reclamo. Se cambiaron, entonces, esos guantes celestes por otros rojos lisos, sin aditamentos. Elleberg y Rafael García, el ayudante mexicano encargado de los vendajes de “Money”, volvieron a rechazarlos. Ellos ofrecieron los marca Grant que usaría el estadounidense, mucho más acolchados. Decían que a pesar que los dos juegos respondían al peso de las ocho onzas, los del santafesino eran más delgados en la zona de los nudillos y esto los hacían más peligrosos para la integridad del rival. Después de casi dos horas y -tras la inspección de un especialista- la Comisión de Nevada homologó los guantes de Maidana. Fue entonces cuando lo llamaron al propio Mayweather al lugar de la reunión.

Floyd revisó los guantes y sentenció: “Yo contra esta mierda no peleo”. Y la discusión fue creciendo. Mayeweather, en el papel de “puritano”, dijo que había que “defender la salud de los boxeadores”. Robert García le recordó que en la reunión del Hard Rock que se iba a realizar un rato después (en la que Jesús Cuellar venció a Rico Mora y retuvo su título interino de los plumas de la AMB) sus boxeadores (los de Mayweather Promotions) iban a usar esos mismos guantes. “Así no peleo”, dijo Floyd y se fue. Eric Gómez, de la Golden Boy, junto con Sebastián Contursi, dijeron que era un capricho del local. Que la Comisión los había aprobado y que Mayweather se exponía a una demanda multimillonaria y la pérdida de su título del CMB. Luego Al Haymond, el nuevo zar del boxeo (maneja las carreras de Floyd, de Maidana y de otras figuras) se reunió con Sebastían Contursi por más de una hora y media, pasada la medianoche. Y el misterio se mantuvo ayer. Mayweather siguió con la negativa pero nadie dudaba que la pelea se haría. Quizá con un suplemento económico se produjo el acuerdo con otros guantes. Mayweather es grande. Pero quiso tener cuidado con el noqueador. Y salió lo que salió.

Comparte este enlace:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter