-Quien es tu modelo de entrenador?
-No tengo uno. Me gustan un poco, todos. La personalidad de Coco Basile, el ímpetu del Cholo Simeone, cómo habla con los jugdores. Busco algo de cada uno. No soy enfermo de uno. Me gustan cosas de Menotti y cosas de Bilardo. Es importante lo que el técnico le transmite al jugador. Pero siempre define el jugador. En una jugada determinada o en un momento del partido. Me río cuando se dice “este metió el equipo atrás” cuando uno quiere estar a 15 kilómetros de su arco. Pero si no tenés la posesión de la pelota y el rival se te viene encima es muy complicado.

-¿Te gusta Gerardo Martino para la Selección?
-Sí, me gusta mucho. Se inició muy de abajo, a los golpes. En Paraguay la rompió, incluso jugando el Mundial con la Selección. Y en Newell´s salió campeón jugando bárbaro. A Barcelona lo agarro en caída. Ya está, no tiene que demostrar nada más. Es una persona que le da tranquilidad al equipo.

-¿Fue un error querer hacer líder a Messi?
-Puede ser el capitán, es el mejor del mundo y la figura de la Selección. Pero tiene otra forma de ser, otro carácter. No es líder como Diego, que iba y puteaba a un referí, por ejemplo. O metía un planchazo y lo echaban, como en el mundial de Esapaña, contra brasil. Messi tiene otra forma de ser.

-¿Hay una tendencia a atacar más en el fútbol argentino?
-Sí, lógico. Porque se juega por el sandwich y la gaseosa. Al no haber descensos se arriesga un poco más. Y no importa el promedio. Porque van a subir diez equipos. Y de esos pueden salir los dos descensos. Se hizo para cuidar a los grandes. Y así, los grandes no se van más a la B.

Comparte este enlace:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter